Mi carrera profesional comenzó en Sevilla, cuando tenía escasos 16 años. Siendo un adolescente, me enfoqué en el mundo de la producción audiovisual. En el 2006, me trasladé a Madrid, y pasé a formar parte de la familia ATM Broadcast. Hoy en día puedo decir que no me arrepiento de nada. En ATM Broadcast me he convertido en un profesional comprometido y he alcanzado un alto nivel técnico, al que tal vez difícilmente podría haber llegado en otra empresa. Aquí tengo la posibilidad de aprovechar todos sus recursos técnicos, participar en la confección de servicios y contribuir al buen funcionamiento interno de la compañía. Puedo decir con absoluta satisfacción que tengo la suerte de hacer lo que me gusta.